jueves, 13 de octubre de 2011

¿Cuáles son los apellidos más comunes de España y en qué regiones son más frecuentes?

¿Cuáles son los apellidos más habituales en España? ¿De dónde proceden nuestros apellidos? ¿Con cuántas personas lo comparto? ¿Dónde viven?. Gracias al Instituto Nacional de Estadística podemos responder a todas esas preguntas y encontrar todo tipo de estadísticas acerca de los apellidos españoles. 

En España hay cerca de 100.000 apellidos diferentes, distribuidos entre sus 17 comunidades autónomas y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, y de todos ellos los 100 más frecuentes en nuestra geografía son los siguientes



Muchos de ellos no sólo tienen una gran difusión en territorio español, sino también en la mayoría de países de América o incluso en Filipinas, tal y como podemos apreciar en el siguiente gráfico que muestra los cinco apellidos más frecuentes en diversos países del mundo 








¿Cuál es su distribución a lo largo de la geografía española?

Hay apellidos cuya dispersión geográfica es bastante amplia, pero en muchos otros casos pueden verse claramente tendencias respecto a su procedencia, de hecho, muchos de los apellidos menos comunes tienden a darse en regiones específicas de nuestra geografía. Por término medio las regiones que tienen mayor proporción de apellidos frecuentes son las del norte y occidente de España, en cambio en Cataluña, Aragón, Comunidad Valenciana, Navarra o País Vasco se puede apreciar mayor diversidad.



Partiendo de la base inicial de los cien apellidos más frecuentes del país vamos a indicar el lugar geográfico en el que mayoritariamente se encuentran más representados algunos de ellos (apellidos por provincia de nacimiento), una forma bastante interesante de averiguar el origen geográfico de muchos de ellos. Como podremos apreciar no todos los apellidos tienen el mismo grado de difusión en nuestra geografía. Para mayor interés o curiosidad recomiendo visitar la página correspondiente del INE, página desde la que se han obtenido los siguientes mapas de distribución.

Zona norte / occidental

    
                           Alonso                                                                Álvarez


                             Arias                                                                  Blanco


                           Castro                                                               Fernández


      
                             González                                                          Menéndez


             
                          Suárez                                                                 Vázquez


 
Vega


Zona centro

                            Díez                                                                     Hernández


                          Herrero                                                                     Martín


Sanz




Zona mediterránea

                           Ferrer                                                                   Giménez


                          Navarro                                                                    Soler


Zona sur

                         Benítez                                                                    Cruz


                            Flores                                                                 Márquez


                            Moreno                                                                Ramirez


                          Reyes                                                                  Romero

Son sólo algunos ejemplos representativos en los que no englobamos algunos casos peculiares como los del apellido Domínguez cuya dispersión está estrechamente vinculada a zonas limítrofes con Portugal 




El origen de los apellidos, una breve lección de historia

No siempre han existido los apellidos. Sólo los personajes nobles en la antiguedad occidental tenían el derecho a conservar un "nombre de casa" "nombre de familia", mientras los campesinos, el pueblo, eran los "sin casta". Los apellidos surgieron alrededor del siglo XI por la necesidad de identificar a las diferentes personas o familias, ya que éstas utilizaban por tradición o costumbre los mismos nombres propios.

Parece que es entre los siglos XIII y XV cuando empieza a extenderse a todos los estratos sociales la costumbre de hacer hereditario el segundo nombre, lo que hoy llamamos apellido. En el siglo XV ya se hallan más o menos consolidados los apellidos hereditarios, gracias en parte a la obligatoriedad de hacer constar en los libros parroquiales los nacimientos y las defunciones. De todas formas, conviene saber que, sobre todo en las zonas rurales y entre la gente más humilde, la norma actual del apellido paterno hereditario no se fija definitivamente hasta el siglo XIX, en el que la burocracia estatal empieza a hacer obligatorias las leyes onomásticas. Después de la revolución francesa, el apellido se constituyó en un derecho que sacó del anonimato al pueblo raso. En 1870 surge en España el Registro Civil, que es donde se reglamenta el uso y carácter hereditario del apellido paterno.

Generalmente en la mayoría de las culturas se usa el apellido paterno (a excepción de los paises hispanos donde se conserva la utilización de los dos apellidos, paterno y materno) para inscribir a los recién nacidos, aunque en los últimos años la práctica totalidad de las naciones ha optado por permitir escoger qué apellido llevarán los hijos.

Los apellidos se constituían originariamente de diferentes formas, principalmente:

Apellidos patronímicos, muy difundidos, son aquellos que han sido originados por un nombre propio. En la España medieval y en países que fueron sus colonias, se utiliza principalmente la desinencia "-ez", que venía a significar "hijo de". Estas terminaciones indican que un antepasado tenía como nombre de pila, en este ejemplo, Sancho, Gonzalo o Martín, y que a sus hijos se les denominaba antiguamente Juan, hijo de Sancho o Juan, hijo de Gonzalo, respectivamente

Algunos apellidos patronímicos son: Álvarez (Álvar, Álvaro), Benítez (Benito), Bermúdez (Bermudo), Díaz (Diego), Domínguez (Domingo), Fernández - Hernández (Fernando, Hernán), Giménez - Jiménez (Jimeno), Gómez (Gome, Guillermo), González (Gonzalo), Ibáñez (Juan), López (Lope), Márquez (Marcos), Martínez (Martín), Pérez (Pere, Pedro), Ramírez (Ramiro), Rodríguez (Rodrigo), Sánchez - Sáez - Sáenz - Sainz (Sancho). Un apellido no patronímico por excelencia en castellano (y en Italia) es "Expósito" o "Espósito", que a menudo se daba antiguamente a los infantes abandonados de padres desconocidos. En catalán el equivalente es "Deulofeu" (lit., Dios lo hizo).

El uso de partículas patronímicas con significado “hijo de” es muy habitual también en otras lenguas como podemos observar en el siguiente gráfico


Apellidos toponímicos derivan del nombre del lugar donde vivía, procedía o poseía tierras la persona o familia asociados al apellido. Algunos ejemplos: Arroyo, Gallego, Miranda, Serrano, Torres, Villa, Costa, Montes o Nieves

Apellidos de oficios o profesiones son aquellos que derivan del oficio o profesión que ejercía la persona o familia asociada al apellido, por ejemplo Ferrer, Herrero, Guerrero, Jurado, Pastor o Sastre

Apellidos de apodos o de descripciones, que derivan de una descripción o algún apodo de la persona o familia asociada al apellido, por ejemplo Bravo, Calvo, Delgado o Moreno

Algunos apellidos compuestos como San Juan, Santamaría, Santana o en general aquellos que comienzan con San, Santa o Santo nacieron entre otros casos, en épocas de la Santa Inquisición española, cuando los sefardíes, moriscos, gitanos y otras etnias tuvieron que huir y cambiar de apellidos usando estos compuestos.

Los apellidos castellanizados son aquéllos que no tienen un origen hispano, pero que con la influencia del castellano fueron transformándose con una grafía o gramaticalmente a lo más parecido en la fonética española. Por ejemplo Acuña (del portugués Cunha), Durán (de origen francés, Durand), Gallardo (del francés Gaillard o Gallard), Jufré (del normando Geodfrey) o Medina (de origen árabe).

Fuente: Elaboración propia, Wikipedia, INE, heraldaria

4 comentarios:

  1. Hola me llamo ALBA, y la verdad tengo mis amigos que tienen esos apellidos y han coincidido.

    ResponderEliminar
  2. super interesante... te da una razon de tu apellido

    ResponderEliminar
  3. velásquez no es un apellido español ???

    ResponderEliminar